Viernes “Cashual”: Gustavo


ceratiEl Viernes “Cashual” de Botica de Sensaciones fue especialmente concebido en este sitio como ese día del calendario para permitirnos el placer de descontracturarnos por completo. Esto, mediante llamativas, curiosas, grotescas, particulares, inéditas o impensadas instantáneas tomadas por nosotros mismos en la vía pública.

Hoy, sin embargo, la noticia que precedió a esta lluviosa jornada todo lo cambió.

No lo conocía personalmente; ni mucho menos él a mí. Tampoco pude verlo arriba de un escenario. De todas formas, algún que otro Cd en casa, así como también unas cuantas pistas de mp3 distribuidas entre la compu y el ipod siempre terminaban involucrándolo en mi vida. Y eso, aclaro, que no soy un confeso fan (en todo sentido de esa enorme palabra de tan solo tres letras).

Por otra parte, tampoco reivindique tu memoria en mi estado del Facebook, o publiqué videos tuyos para homenajearte; aunque si retwitté en la red social del pajarito aquella información que daba cuenta de lo sucedido contigo y de lo que pasaba en torno a quienes te despedían o simplemente te deseaban “buen viaje” en ese camino incierto y hasta hoy desconocido por el que todos pasaremos cuando llegue “ese” momento.

Las partidas ajenas no suelen afectarme emocionalmente. No por “frialdad”, sino por un tema de “proximidad” o de “tacto”, calculo. Ojo: sí las lamento a todas, de eso no tengo la menor duda. Pero la adrenalina que siento correr dentro de mi cuerpo que se traduce en emoción cuando le sucede a alguien con el que alguna vez interactué físicamente, no me pregunten cómo, pero en cierta forma apareció tímidamente en las últimas horas.

Anoche, mientras hacía zapping, admito que por momentos se me erizó la piel viendo tus imágenes, tus conciertos, tus entrevistas, a tu mamá, a tus hijos, a tus fans de verdad, musicalizado, todo eso, por tus propias canciones… ¿Loco, no?

Es que físicamente no estuviste por un tiempo entre nosotros y hoy, de buenas a primeras, la gente hizo fila bajo la lluvia para sentirte de cerca por última vez, como si de golpe te hubieras apagado (cosa que así fue). Y digo esto porque pienso que tus letras, impronta y videoclips te mantuvieron latente estos cuatros años y medio como si lo de Venezuela no hubiera ocurrido nunca o, más bien, como si hubiese ocurrido pero que quizás en algún momento saldrías como quien entra a una guardia médica a hacerse ver por un resfrío o por una simple torcedura de pie.

Hoy a la mañana y como hago habitualmente y sin excepción cada vez que voy a la parada a tomarme el colectivo, puse la reproducción aleatoria en el playlist del ipod y para mi sorpresa (por la circunstancia lo digo) comenzó a sonar “Sueles dejarme solo” de Soda Stereo.

Aquí estoy ahora, entonces, poniendole el punto final a estas líneas. En caliente te agradecería por tu música. En frío, sin embargo, no iría por esa generalidad o por esa senda “simplista”, así que solo diré, con mis limitaciones para hablar con criterio de lo que tomaste como tu modo de vida, pasión, hobby y profesión, de que fuiste un tipo por demás talentoso en lo que hacías.

Deja un comentario

Archivado bajo Viernes "Cashual"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s