Viernes “Cashual”: ¿Pollo?


En esta oportunidad, la historia que les contaré le dará sentido a la publicación de la foto que verán más abajo. ¿Cómo es eso? Ahí va: con mi gran amigo Mauro, tenemos la costumbre de no llamar a las cosas por su nombre. Es decir, a excepción del “hola”, “chau” y otro puñado de oraciones, hacemos alusión a palabras homónimas, o citamos “X” circunstancia para expresar lo que realmente nos queremos decir. Una de esas tantas es cuando nos invitamos para ir a almorzar. Lo lógico, pienso, sería: “che, ¿vamos a almorzar?” O también: “¿morfamos algo o estás con mucho trabajo?” O de última: ¿tenes tiempo para picar algo ahora al mediodía? Pero no.

Hace unos pocos años, el destino hizo que nuestros lugares de trabajo estén a pocas cuadras de distancia y es gracias a ello, que para celebrar ese acontecimiento (una o dos veces al mes) nos damos cita para almorzar. Vale la pena aclarar que la conveniencia geográfica de ambos y nuestro exquisito paladar, hizo que adoptáramos una parrilla “al paso” (de esas que comes sentado frente al “chef” mientas cocina, o en su defecto, “de parado”) para mitigar las ansias de vuestros refinados esófagos.

En un principio y en aras de mantener la formalidad que el microcentro nos emanaba, los SMS de invitación decían: “¿Vamos a la parrilla?” No obstante y al poco tiempo: “¿Sale un parripollo?”; para finalmente recalar en un “¿Pollo?” a secas. Solo eso: los SMS que recibíamos uno del otro decían “¿Pollo?” Y es hasta el día de hoy que se mantiene así. Sin embargo, la aparición de los Blackberrys en nuestras vidas, hizo que se tornaran esas invitaciones un tanto más “interactivas”. Por ejemplo: fotos de parrillas llenas de achuras; asados a la cruz, o de caricaturas de pollos gigantes que buscábamos por Google para luego fotografiarlos del monitor y mandarlos a través de mensaje de Blackberry Messenger, hacían las veces de la famosa pregunta del millón; ergo: “¿Pollo?”; ergo de nuevo: “¿Almorzamos?”.

Es por ello, mis queridos lectores, que me pareció interesante compartir estos “códigos locos” que tenemos en la vida con nuestros amigos, novias o seres queridos (te invito a que abandones ya mismo este blog si negás tener alguno, cosa que creo imposible que no los tengas). Bueno, ahora sí, luego de la explicación de rigor, les dejo la última invitación con la que mi amigo me sugería que nos juntáramos a almorzar; ergo (perdón, soñé con esa palabra), el tan famoso “¿Pollo?”. Celebro que se le “hayan volado los pájaros” por haber sacado su celular en plena góndola del supermercado para obsequiarme más tarde esta hermosa imagen:

Aclaración necesaria: hace meses que no vamos más a la parrilla y que nos damos cita en “restoransuchos” o en Subway. Curiosamente, en la época que íbamos a la parrilla, JAMAS comimos pollo…

2 comentarios

Archivado bajo Viernes "Cashual"

2 Respuestas a “Viernes “Cashual”: ¿Pollo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s