Corte al corte


Como habrán notado o padecido, varios puntos de accesos a la Capital Federal y también  del conurbano bonaerense están cortados. Algunos, en su mayoría, por la falta de respuesta, acción, rapidez y gestión de las autoridades para restablecer los servicios básicos (agua, luz y gas) que aún permanecen ausentes tras la furiosa tormenta que se desató el miércoles de la semana pasada.  Si leyó bien, EL MIÉRCOLES DE LA SEMANA PASADA.

De los famosos “cortes” (calles y servicios), se podría decir que pese a encontrarse en veredas antagónicas, aun así guardan una curiosa similitud: por un lado los vecinos, quienes claman por no poder encender el horno para hacerse una carne con papas; ni poder tirar la cadena del baño tras hacer sus necesidades, o ni siquiera ver el noticiero o “Soñando por Cantar” a las nueve de la noche porque claro, tampoco hay luz. El otro “corte”, por su parte, lo encabezan las autoridades, tanto la nacional hasta las municipales: luego de que muchos de los árboles se negaran a morir de pie (cualquier similitud con el título del libro de Casona es pura coincidencia…), indigna ver los troncos y el follaje tendidos o desparramados sobre el asfalto. Resulta hasta morboso en algunos de los casos…

“Que fue una tormenta fuerte”, estamos de acuerdo. “Que nos tomó por sorpresa”, mmmm, podría llegar a ser. Pero que sean casi siete los días en los que los vecinos estén obligados a remontarse a costumbres prehistóricas, no, ¡de ninguna manera! La inversión a cuentagotas, el abandono de instalaciones, la falta de personal en áreas de servicios y el esperar a que las cosas pasen para luego decir “que no se estaba preparado y que se verá para la próxima”, entre otras cosas, forman parte del speech pronunciado una y otra vez por nuestra “corruptela argenta”, que trae siempre a colación las comparaciones entre la Argentina con los países del primer mundo al momento de llevar agua para sus molinos.

Queda entonces a las claras que situaciones extremas como la de la semana pasada, dejan en evidencia el lugar que realmente nuestra querida tierra ocupa (Ojo, vale aclarar que por la divina gracia de quienes conducen nuestros destinos).

No es una conclusión facilista: es que como sociedad aceptamos (por más que haya sido a regañadientes) que deberíamos pagar más por los impuestos para tener un mejor servicio público; que los alimentos debían valer más porque estamos en condiciones de pagarlos; que las prepagas deben aumentar para mejorar los equipos; que el transporte debía incrementar su tarifa para poder realizar inversiones que permitan la compra de más unidades y que, y que, y que, y que… ¿Y qué? Eso nos preguntamos nosotros, los ciudadanos: ¿Y qué?

Mientras muchísimas personas siguen sin luz, gas y agua tras una fuerte tormenta (recalquemos eso: no se trató de un terremoto o demás severa catástrofe natural), los alimentos que se ofrecen en las góndolas empobrecieron su calidad y hasta encima ahora se cobra un “plus” por la demanda circunstancial que se generó tras este fenómeno climático. Por otra parte, los centros de salud, pese al esfuerzo sobrehumanos de quienes allí atienden, no están a la altura de las circunstancias para satisfacer las demandas en aquellos lugares donde hay habitantes con mayores necesidades y, por último, ya mucho se ha escrito sobre el viaje en el transporte público (en este espacio también) que, de volver a hacerlo, la redundancia en este caso no valdría para nada la pena.

En fin, a la gente no le queda otra que cortar la calle por los cortes de servicios, ya que está cansada de que le corten aquello por lo que paga para que las empresas no les corten.

Corte al corte, novedosa e indignante metodología a la que se debe apelar para ser escuchados.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s