Cuando de años se trata


Terminaron “las fiestas”… “Las fiestas”, esa frase que tanto me molesta, pero no por lo que significan, sino por su mal empleo para simbolizar las vísperas de Navidad y fin de año (hay un post al respecto).

Es notable ver la efusividad con la que mucha gente se arrancaba a los tirones el año 2011. Parecería como que algo malo acarreaba ese número. Además, fueron pocas las personas que me señalaran el saldo positivo que les dejaron los 365 días pasados. ¿Tan malo fue?

Tengo los amigos necesarios y muchísimos conocidos que no dieron cuenta de ello, ya sea en persona (para el primer caso), o a través de las redes sociales o el trabajo (para el segundo). Sí, claro, todos tuvimos en común los problemas cotidianos con los que lidiamos al vivir en sociedad… Ni que hablar de una que otra desgracia en alguno de ellos.

No obstante y más allá de eso, me dio la sensación de que unos pocos días pueden hacer la diferencia y hacer torcer la balanza, tanto a favor como en contra, para lo que será nuestro veredicto final al momento de alzar las copas el 31 de diciembre a las cero horas.  

Realizar muy de a poquito lo que tanto buscas, conocer “gente linda”; de esa con la que te reís o te hace palpitar el corazón un poquito más rápido que lo habitual, son cosas que pueden ayudarte y mucho a contrarrestar las frustraciones materiales o incluso las pérdidas sentimentales.

En lo que a mí respecta, el 1º de enero le di un último vistazo al 2011 por un ratito, lo doblé cuidadosamente y lo guardé en mi cabeza para poder tratar de recordarlo siempre: pude concretar muy de a poquito algunas cosas, me reí mucho y también el corazón me palpitó un poquito más rápido de lo habitual al conocer gente nueva en mi vida.

No me fijé determinada fecha o mes en particular para este nuevo año porque no creo que la concreción de algo dependa de una cruz en el almanaque. Sí, en cambio, espero poder recordar en el 2013 algún mes o fecha en particular que me lo haga tener presente al 2012, con el mismo cariño que guardé el 2011.

2 comentarios

Archivado bajo Sensaciones

2 Respuestas a “Cuando de años se trata

  1. Hay como una costumbre general de resaltar a fin de año todo lo “malo” que pasaron durante el año, y las ganas de que llegue el “año nuevo, vida nueva”. Yo creo que si la idea es hacer balance a fin de año, lo mas sano es observar lo que se vivió. Las cosas que dolieron o costaron, algo dejaron de aprendizaje, con lo cual al final concluye a algo positivo, que suma. Las buenas también esta bueno analizarlas, ver como se llego al objetivo deseado, cuanto costo (o no), que llevo a que sucedieran. Todo esto para seguir creciendo y aprendiendo día a día. No creo en la frase “año nuevo vida nueva” porque creo que el cambio se plantea desde uno y no gracias a una “fuerza cosmica del año nuevo”😛 . Aparte, ¿que tanto puede cambiar de un dia para el otro? Ya que el cambio de año significa solo eso: pasar de un dia al otro. Es interesante pensar en estas cosas. A veces es sano no caer en el “copy/paste” de frases armadas, y pensar realmente que aprendizaje nos dejo cada año, y mas alla del año, cada experiencia, cada persona, cada dia.. Muy interesante el blog Juli, te felicito!

    • Es verdad, coincido plenamente. El análisis personal y las proyeccciones no están atadas a las frases hechas. Hay que proponerselas y en la medida que se pueda, ir concretándolas. Muchas gracias por tus comentarios. Prometo más locuras y, sobre todo, frases hechas!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s