Quemados…



A esta altura del año, es condición sine qua non que nuestras cabezas humeen. Y no lo digo por las altas temperaturas que nos regala el verano, sino por el strees y el cansancio que significa cargar en las espaldas con (nada más ni nada menos) que 365 días.

Frases hechas, si las hay, que sirvan para descargar esa virtual mochila son, “ahora con el cambio de año hago esto”; “me agarro a aquella minita”; “bajo de peso”; “largo el pucho”; “este año hago ese viaje sí o sí”; “me mudo”; “voy a hacer lo que me pinte”; “cambio de laburo” y desde ya que la lista es larguísima. Incalculable, me animaría a decir…

Pero… ¡¡¡¡¡Ojo!!!!!: está muy bueno anhelar proyectos nuevos e intentar revertir ciertas situaciones y demás, aunque tampoco no podemos dejar de reconocer nuestra tendencia al autoengaño.

Los años se rigen por el calendario y sus cambios de números dependen pura y exclusivamente de lo que les señale el almanaque. Las personas, en cambio, contamos con la gracia divina de la espontaneidad y la autosuficiencia para llevar a cabo todo lo que nos propongamos (más allá de que su posterior concreción no nos arrojen los resultados esperados). Las metas que te propongas hacer no son paulatinas ni tampoco tienen fechas fijas para transitarlas, eso seguro.

Sí, en cambio, contás con el poder para darle inicio o final a “equis” cosa. El solo hecho de vivir en sociedad ya nos pone ciertas barreras (muchas necesarias y otras no tanto). ¿Para qué, entonces, depender de un número en el calendario para relajarse, avisparse, o lo que sea?

No ostento diplomas de autoayuda o espiritualidad, y lejos (o lejísimos) están mis intenciones de “moverle el piso” a Ari Paluch o a Claudio María Domínguez. Es un consejito “de onda”; de alguien que respetaba esas “barreras anuales” para dar un pasito hacia lo que consideraba adelante.

Por tanto, no esperes al 1º de enero para “hacer eso”, “agarrarte a aquella minita”, “bajar de peso”, “largar el pucho”, “hacer ese viaje”, “mudarte”, “hacer lo que te pinte”, “cambiar de laburo” o lo que figure en esa larguísima lista.

Si querés y podés, adelante.

2 comentarios

Archivado bajo Sensaciones

2 Respuestas a “Quemados…

  1. guillep

    si totalmente… será que aunque la mayoria haya dejado de creer en papa noel, no dejaron de creer en año nuevo…
    igual esta bueno a veces tener una motivación, (cuando no hay muchas fuerzas) y poner como excusa el comienzo de un año para llevar a cabo eso que tanto nos quita el sueño y nos ilusiona.
    abrazo jul!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s