Consejo útil



“El tiempo apremia”; “El tiempo es tirano”. Son frases a las que nunca apelé. De hecho, me animo a decir que se encontraban fuera de mi “diccionario” cotidiano. Pero, claro está, no habría escrito esta breve introducción si hoy no hubiese sido la excepción.

Y lo fue…

Durante la jornada de hoy, una suerte de hechos que se fueron sucediendo desde las primeras horas del día convirtieron al tiempo en uno de mis peores y más odiados enemigos. Nunca me la había agarrado con él pese a que en más de una oportunidad me dejó en falta: planes, entrevistas, citas, obligaciones, etc.

Todo comenzó a la mañana, cuando por culpa de la pereza, hice caso omiso a las advertencias del despertador y, virtualmente, “seguí de largo”. Más tarde (y ya tarde laboralmente hablando), el transporte también hizo de las suyas: llegó el subte rápido al andén, como nunca diría, aunque la distancia entre estación y estación se hizo kilométrica. Siempre pensé que era cosa de los colectiveros hacer tiempo entre semáforo y semáforo, pero no, al parecer subestimé al gremio de las vías.

Tras salir del túnel, el camino al trabajo fue lento y caluroso. La presión baja de la atmósfera y la madeja vehicular seguían retrasando mi marcha y adelantando las manillas del reloj. Una vez en la oficina, el virus o el problema en el disco duro de la PC (eso lo sabía desde ayer) obligaron a estallar mis enormes dedos sobre el miniteclado de la netbook. Conclusión: no había línea que estuviera exenta de una doble letra en la palabra. Por tanto, otros tantos minutos más debía emplear de mi tiempo para corregir los errores ortográficos por culpa de la incompatibilidad entre las falanges y las teclas.

Sin embargo, el momento donde supe que todo se iba por la borda fue el previo al ingresar a mi puesto de trabajo. Las acciones que les enumeré anteriormente podrían considerarse “fatalidades”, “mala suerte”, o demás, que si no hubiera sido por lo que les contaré a continuación, las habría relativizado y este post no estaría escrito.

Al momento de ingresar al edificio, nobleza obliga, dejé pasar a una señorita que estaba detrás de mí. Luego, al llegar a los ascensores, noté que uno ellos (son dos) no funcionaba y que el único que estaba en servicio se ubicaba en el decimosegundo piso. Fue entonces cuando esta señorita, a la que gentilmente había dejado pasar unos segundos antes, no tuvo la mejor idea de apretar la flecha hacia abajo para llamar al elevador. ERROR!!!

La putié internamente de arriba abajo y ahí supe, que mi misión en el día sería la de regalarle mi tiempo al tiempo.

Obviamente, por el erróneo llamado de la señorita, tuve que ir a pasear al subsuelo (las cocheras), para luego recalar nuevamente en planta baja. ¿Para qué subiste?, me preguntarás… Porque había uno solo funcionando y el viaje por el subsuelo podía traerlo cargado de regreso al punto de partida. Perderme ese viaje era un riesgo que no quería tomar.

Ese recorrido, desde ya, fue el tiempo peor e involuntariamente perdido de mi vida. Si hubiera sido yo el que apretara ese botón, el ascensor habría bajado a planta baja e inmediatamente subido, pensé.

Es por ello que en pos de dejar la negatividad a un lado, regalaré un consejo útil para los que no sepan y así, de paso, ayudarán a salvar (o enderezar) el atravesado día de personas como la que escribe.

ESTE EN EL PISO QUE ESTE, OPRIMA EL BOTÓN CON LA FLECHA PARA ARRIBA SI QUIERE SUBIR Y EL BOTÓN CON LA FLECHA PARA ABAJO SI QUIERE DESCENDER.

NO PIENSE QUE PORQUE EL ASCENSOR ESTE ARRIBA SUYO, DEBE APRETAR LA FLECHA HACIA ABAJO PARA QUE LO HAGA. DE ESA FORMA, USTED LE ESTARÁ DICIENDO AL ELEVADOR QUE SU INTENCIÓN ES LA DE BAJAR.

Deja un comentario

Archivado bajo Sensaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s