Son y nos hacemos


Prometo ir dejando la negatividad a un lado. Pero como les venía diciendo en los primeros post, Botica de Sensaciones surgió de la noche a la mañana, sin previa planificación, para compartir con ustedes los avatares de la vida misma: experiencias, pensamientos y demás reflexión que nos provoca el medio que nos rodea.

En este caso, grupos de mal llamados “creativos”, perturban de sobremanera los pocos momentos de los que dispongo en el día cuando me apresto a hundirme en el sillón a disfrutar de la TV.

Las publicidades (o propagandas para el común de la gente), son mi talón de Aquiles: Me indigna como nos toman del pelo a nosotros, los consumidores, y también me indigna pensar que pagan fortunas para la realización de las mismas. Pero lo que más me causa dolor, es mi adicción por verlas (especialmente las malas) a sabiendas de que poseo el poder de cambiar de canal ni bien hacen sus paupérrimas apariciones. Se que ni el publicista o quien lo contrató me apunta con un revólver en la cabeza; que mi control remoto tiene pilas o que simplemente puedo levantarme e ir al baño, mirar el celular o hacerme un café con leche durante la pausa. Pero no: allí debo permanecer, casi a la expectativa, confieso, de que aparezcan algunas de “ellas” para poder sentirme ultrajado, menospreciado y hasta sobrado.

Presumo, tal vez, que mi comportamiento roza lo adictivo. Así como quienes consumen drogas “pesadas”, que muy en el fondo saben de su nocividad pero que a su vez les resulta imposible dejarlas y sufren cuando no las tienen, lo mismo siento con estos “comerciales”: Se que nada me aportan e incluso hasta me idiotizan. No puedo dejar de verlos (teniendo, repito, la opción de no hacerlo) y durante los flamantes “espacios publicitarios”, aguardo siempre por un nuevo “material” que vuelva a perturbarme.

Hay muchas de ellas, de todos los tiempos diría, pero para sentar jurisprudencia en esta Botica de Sensaciones, optaré por dejarles una bien “nuevita” como para empezar.

Antes de dejarles el video, les comento que en represalia no compré más sus productos (son prohibiciones temporales, la bronca se va disolviendo con el tiempo) y que no puedo hacer un análisis objetivo de lo que allí se ve. Es confusa, abstracta, mucho despliegue de producción costoso, y todo eso para hacer foco en un ignoto personaje que para mal de todos nosotros cierra su participación con un “Fa” (para crear una analogía, calculo, entre la saciedad y la nota musical).

Toda una tragedia…

Deja un comentario

Archivado bajo Análisis "comercial"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s