¡HDP!


Temprano, muy tempranito, la idea del post perteneciente al día lunes me rondaba por la cabeza. Mientras tomaba el desayuno, pensaba en otras que tal vez serían mucho mejor que la original. Lo propio hice mientras me vestía y luego camino al trabajo. No había caso: era ESA. Una vez dentro del subte, ni la presión infernal a la que estaba sometido mi cuerpo como consecuencia de la incansable horda de personas que se sumaban estación tras estación a ese vagón logró quitármela aunque sea a la fuerza.

Definitivamente, ESE pensamiento o ESA idea que tuve al poco tiempo de abrir los ojos (cosa rara en mí), estaba dispuesto a soportarlo todo con tal de cobrar vida unas horas más tarde en este humilde espacio.

Pero como siempre hay un “pero”, no pude hacerle la vista gorda a una noticia que leí a media mañana en un portal de noticias. No solo me indignó, sino que hasta tomé partida. No se si habrá sido por esa información o por un error de calidad del producto, pero hasta el matecocido que estaba tomando en ese momento se tornó agrio; intomable, pese a los dos sobres de edulcorante con los que había procurado endulzarlo.

Aclaro, antes que nada, que no soy padre. Sí tío, tanto de sangre como “político”, de hermosos niños y niñas. Digo esto porque aun no cargo con esa cuota de sensibilidad, comprensión y sabiduría con la que se reciben aquellas personas que se embarcan en la bonita misión de traer vida al mundo.

Pues bien, la noticia en cuestión trataba acerca de un jardín de infantes en González Catán llamado “El abuelito” (Cobo al 5900, barrio Independencia), que le negó la entrega de diplomas a los chicos que no tenían al día la cuota. Si eso ya es cruel, más lo es (como se observa en el video que dejo más abajo), cuando hacen subir a los niños al escenario, los premian y al bajar del mismo le retiran eso por lo que segundos antes eran aplaudidos. Pienso, tal vez, que las palabras y demás aprendizaje que recibieron durante todo el año se iban haciendo añicos en sus cabecitas al momento que les quitaban ese premio.

No hay derecho para hacer que un chico comience a sembrar pensamientos o sensaciones que no se correspondan con sus edades y, mucho menos, en esa etapa de sus vidas donde los primeros aprendizajes van cimentando la esencia y personalidad de las personas.

Me indignó muchísimo ver el llanto desconsolado de un chiquito porque no podía tener en su cuello la medalla y el regalito que otros compañeritos sí habían recibido.

No hay derecho, vuelvo a insistir, de generar frustración, angustia y enojo en una criatura porque se deban 1, 2 o 5 cuotas. Ese es un asunto que se debe arreglar en otro ámbito y punto.

“El respeto por las otras personas y el respeto por vos mismo son pilares fundamentales para que seas un gran hombre en la vida”, me había escrito la señorita en mi cuaderno cuando promocioné 7º grado. No me pregunten cómo ni por qué, pero siempre tuve presente esas palabras (que día a día busco materializarlas).

Sinceramente y volviendo al caso de la noticia, no se como repercutirá este horroroso acontecimiento en la vida y recuerdo de los chicos. Aunque presumo que mal. Muy mal…

Pido perdón ahora por no desarrollar ESA idea de la que tanto les hablaba en los primeros párrafos. Pido perdón por intrigarlos y por no escribir nada al respecto de ella. La espantosa información del jardín de infantes la dejo chiquita y sin ganas de reencarnarse en caracteres. Por ahora, se siente mejor y a salvo aquí, dentro de mi cabeza.

Veremos mañana u otro día, si luce tan radiante e imbatible como lo aparentó en las primeras horas del día.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s